viernes, 26 de noviembre de 2010

Obligatoriedad de la educación secundaria.

La educación secundaria en México se define como el último tramo de la enseñanza básica obligatoria, la cual está conformada por los niveles de preescolar (3 a 5 años), primaria (6 a 11 años) y secundaria (12 a 15 años).
A partir de marzo de 1993, la educación secundaria es obligatoria en nuestro país. Legalmente esto significa que, por un lado, el Estado -federación, estados y municipios- debe impartirla de manera gratuita y laica a todos los individuos y, por otro, que los padres de familia deben enviar a sus hijos a la escuela -pública o privada- para cursar tres años más de escolaridad básica.
El cumplimiento efectivo de la obligatoriedad de este nivel escolar tiene, cuando menos, dos implicaciones para el sistema educativo y para la política que lo rige. En primer lugar, debe garantizarse que todos los egresados de primaria accedan oportunamente a la escuela secundaria y permanezcan en ella hasta concluirla (idealmente, antes de cumplir los 15 años). En segundo, debe asegurarse que la asistencia a la secundaria represente, para todos los alumnos, la adquisición de los conocimientos, habilidades, valores y actitudes propuestos por el currículo; una formación que les provea efectivamente de los elementos básicos y comunes para incorporarse plenamente como ciudadanos responsables y, a la vez, les permita su propia superación profesional. Este segundo requerimiento debería satisfacerse independientemente de las desiguales condiciones de vida y puntos de partida de los adolescentes, así como de sus diversos intereses, expectativas y capacidades.
¿Qué tan cerca o qué tan lejos se encuentra el sistema de cumplir con estos objetivos?

La exclusión
A partir del ciclo en que la secundaria empezó a ser obligatoria y hasta 1997-98, su matrícula creció 13.5 por ciento a nivel nacional y en más de 25 por ciento en Aguascalientes, Campeche, Chiapas, Oaxaca y Quintana Roo. De acuerdo con estimaciones de la SEP, en 1998-99 había un total de 5,084,277 alumnos inscritos; poco más de la mitad cursaba sus estudios en escuelas de modalidad general, cerca de 28 por ciento en técnicas y 17 por ciento en telesecundaria. Cabe destacar que el notable aumento de la cobertura se debe, en buena medida, a la expansión de esta última modalidad educativa, pues de los 587,377 alumnos que se han incorporado al nivel durante los últimos cinco años, 44 por ciento ha sido atendido por la telesecundaria. En Sinaloa, Veracruz, Puebla, Hidalgo y Guanajuato, esta proporción supera 65 por ciento.
En 1997-98, de los egresados de primaria, 87 por ciento logró ingresar al primer grado de secundaria, lo que significa que poco más de un cuarto de millón de adolescentes (251,408) quedaron fuera del sistema escolar. En algunos estados (como Chiapas, Michoacán, Guanajuato y Zacatecas) la capacidad para dar cabida oportuna a los egresados de primaria es considerablemente menor, entre 76 y 80 por ciento.
Durante ese mismo ciclo escolar, 328,338 alumnos abandonaron temporal o definitivamente la escuela secundaria, esto es, 6.6 por ciento de los inscritos. Quince entidades presentaban índices de deserción intracurricular mayores a la media nacional. Si bien no se dispone de datos sólidos sobre las causas y consecuencias de la deserción, es razonable suponer que los jóvenes que abandonan la secundaria sin concluirla, difícilmente retornarán al sistema formal, por la sencilla razón de que se encuentran en el límite de edad legal para ser readmitidos.
De los alumnos que permanecieron en la escuela hasta el final del ciclo escolar, poco más de la quinta parte (1,043,279) reprobó, cuando menos, una de sus asignaturas. (Esto es especialmente grave si consideramos que la normatividad oficial establece que el promedio anual de aprovechamiento es resultado de las calificaciones obtenidas en cinco periodos de evaluación, donde el puntaje mínimo posible es de 5). Finalmente, la tercera parte de los alumnos de secundaria no logra terminarla en tres años aprobando todas sus materias; en Michoacán, Chihuahua y Campeche, dos de cada cinco estudiantes se encuentran en esta situación.

1 comentario:

  1. grasias, buena informacion, me sirvio mucho en mi tarea ;) jess t@ WH

    ResponderEliminar